Cuba y su capital, La Habana, han sufrido grandes cambios culturales a lo largo del tiempo. La vida en las calles de la ciudad esta floreciendo y una nueva generación de cubanos busca cada vez más espacios de libertad para crear.

El bar FAC (fabrica de arte cubano) se ha convertido en pocos meses en el símbolo de un renacimiento cultural liderado por los jóvenes. Lo que solía ser una fabrica de aceite, se ha convertido en un centro cultural de dos pisos que ofrece arte, música, moda, espectáculos y películas.