El Movimiento de protesta estudiantil #FeesMustFall de Sudáfrica comenzó primero en la Universidad de Wits en 2015, cuando se anunció que las tasas de matrícula se aumentarían en un 10,5%. Los estudiantes tomaron las calles y las escuelas para expresar su oposición y una semana después se anunció que no habría ningún incremento para el año 2016.
Este movimiento de protesta fue recientemente revivido en agosto, cuando los estudiantes esperaban el anuncio del aumento de las tasas. Las manifestaciones estallaron en varias universidades sudafricanas, con los estudiantes de la Universidad de Wits movilizandose a cerrar su campus, lo que derivó en enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.
El fotógrafo Mikhael Subotzky visitó Wits pocos días después. Guardias de seguridad privada habían sido asignados para controlar el acceso a las escuelas y luego fueron apoyados por las fuerzas de policía de Sudáfrica, que dispararon balas de goma, granadas de humo con el fin de dispersar a los manifestantes.